miércoles, 28 de marzo de 2012

ex hacienda de chiautla



  Viaje a la ex hacienda de chautla
 
La Ex - Hacienda de Chautla tesora en sus espacios la atmósfera de otros tiempos que impregnada en el aire de sus bosques, jardines y muros nos permite revivir la vida de nuestro país en el pasado.
La Hacienda de Chautla tuvo sus orígenes en el siglo XVIII como parte del marquesado de Selva Nevada que abarcaba grandes extensiones de tierras en el Valle de Puebla y en el oriente del Valle de México, este marquesado disfrutaba de los beneficios que el propicio clima y las fértiles tierras de la región aportaban a través de la agricultura con la producción de trigo, heno y legumbres que la llevaría a colocarse como uno de los principales centros productores de estas materias primas en el centro de México, llegando durante su época de mayor esplendor abarcar más de 6000 hectáreas de tierras productivas e implementar algunos de los primeros sistemas modernos de explotación agrícola por medio de maquinaria especializada







La Ex - Hacienda de Chautla se localiza aproximadamente a 90 km. al oriente de la Ciudad de México en el municipio de San Salvador El Verde. Se puede acceder fácilmente a este lugar tomando la Carretera Mexico - Puebla llegando hasta la población de San Martín Texmelucan y una vez ahí seguir las señalizaciones durante 20 minutos



Aquí les tenemos una visita a un castillo de cuento de hadas, la Ex Hacienda de Chiautla. Por la carretera vieja que conduce a Puebla, nos encontraremos con una desviación que nos permitirá observar la imponente estructura del Volcán Popocatépetl, que vigoroso da la bienvenida a todos los visitantes que emocionados se dirigen hacia la Ex Hacienda de Chiautla, situada en medio de una zona boscosa que invita al paseante a adentrarse en sus senderos. Una vez ahí nuestro camino es enmarcado por gigantescos jardines, el casco de la Ex Hacienda de Chiautla es de una belleza indescriptible, miles de árboles, un lago donde se puede pescar, y en un punto prominente, una gran fuente de mosaicos y platos de Talavera, reciben al visitante como breve preámbulo a lo que en los interiores de este castillo mexicano le ofrecen al visitante. Y no sólo es el mobiliario, que parece sacado de una película medieval, sino el sitio señorial, en donde se respira tranquilidad, fastuosidad y elegancia, que hace que uno se sienta elegido para disfrutar de este bello lugar.

 
 
 
El castillo que recuerda los señoriales de la Europa central, comenzó a construirse en 1877, quizás para rememorar las andanzas europeas de Don Eulogio Gillow y Zavala, mandando hacerle cuatro torres y mediante una represa hacer de sus alrededores una especie de lago artificial que despierta mil ensoñaciones.
Es quizás la razón por la cual ha sido escenario de películas y telenovelas, además de marco a comerciales, bodas y algunos festejos de altos vuelos, porque nada barato es alquilarlo para esos fines.
Sin embargo, cualquiera lo puede visitar y pasar momentos agradables, provocando experiencias inmemoriales, pues puede uno ir de viernes a miércoles entre las 9 de la mañana y las cuatro y media de la tarde pagando sólo veinte pesos, aunque hay descuentos a estudiantes y gente de la tercera edad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada